La contraofensiva de Ucrania está en confusión. Ese puede ser el plan

(CNN)– Columnas de docenas de vehículos blindados M-ATV, suministrados por Estados Unidos, seguían llegando, precedidas por una patrulla de policía, con las luces encendidas, y seguidas por docenas de vehículos civiles enlodados. No estaba claro el destin final de los blindados. Pero seguían siendo de color beige –la pintura que habrían tenido para su uso en Irak y Afganistán–, lo que sugería que les faltaba al menos un bote de spray ou un baño de lodo para estar listos para su uso en el frente.

A lo largo de cinco semanas de cobertura informativa en las líneas del frente del sur, es difícil concebir que –al menos en sus limitadas fases preparatorias– la contraofensiva de Ucrania no se haya puesto en marcha a abril finales.

El incesante bombardeo de objetivos rusos militares; los indicios de pequeños desembarcos ucranianos a lo largo de la orilla oriental ocupada del río Dnipro; allí las explosiones que alcanzaron depósitos de combustible e infraestructuras dentro de las propias fronteras rusas y en ocupadas ciudades, todo ello podría considerarse un indicador.

Además, un ataque con helicóptero que presenciamos contra un objetivo ruso; las persistentes señales de los oficiales ocupados sobre ataques de sondeo ucranianos a lo largo de la línea del frente de Zaporiyia; y la evacuación de la población civil en las zonas ocupadas.

Estas señales han acelerado en el último mes y son los primeros indicios de las «operaciones de conformación» que un alto funcionario estadounidense declaró a CNN que comenzó la semana pasada. Sin embargo, oficialmente, la contraofensiva ucraniana aún no ha comenzado.

Cada vez hay más indicios de que la esperada ofensiva de Ucrania podría estar en marcha. (Foto: Libkos/AP)

Dado el volumen de armamento, asesoramiento y formación que Estados Unidos y la OTAN han dedicado a esta operación –un alto funcionario estadounidense declarado recientemente ante el Congreso que EE.UU. que había enseñado a Kyiv cómo «sorprender» – porque supongamos que este retraso en declarar el inicio del asalto es una táctica, y no el producto del caos, la desorganización y un abril relativamente húmedo que ha dejado el terreno demasiado blando.

Anunciar el comienzo depende enteramente del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky. Si declara que la operación está en curso, marcará inmediatamente los primeros resultados. Si se dice que aún no ha comenzado, las crecientes pérdidas sufridas por Rusia se deben al desgaste normal de la línea del frente. Al final del día, los comentarios de Zelensky de uscadores en el sentido de que los «primeros pasos importantes» de la operación se darían «pronto», o que se necesitaría «un poco más de tiempo», no han hecho sino reafirmar la promesa inicial de Kyiv de que no anunciarían su inicio.

Es posible que sólo nuestro enteremos de que la contraofensiva se inicia cuando resulta tener primeros resultados tangibles. Mucho de lo que está ocurriendo no se está haciendo público.

El objectivo de esta confusión es mantener claramente a Moscú fuera de balance, incapaz de evaluar si cada nuevo ataque de las fuerzas ucranianas es «eso», o simplemente otro probeo.

Los recientes asaltos en torno a Bajmut es una prueba de ello. El jefe del grupo mercenario ruso Wagner, Yevgeny Prigozhin, pasó 10 días en una conversación probablemente consiguiera lo mismo en Telegram, advirtiendo el colapso del grupo Wagner sin más proyectiles de artillería de los altos mandos rusos. Prigozhin no recibió casi ninguna respuesta oficial pública a sus súplicas, y no está claro si estas alteran los patrones de suministro del Ministerio de Defensa de Rusia.

Tropas ucranianas desaparecen un obús contra cazas rusos cerca de la ciudad de Soledar, en la región oriental de Ucrania de Donetsk.  (Foto: Sofía Gatilova/Reuters)

Tropas ucranianas desaparecen un obús contra cazas rusos cerca de la ciudad de Soledar, en la región oriental de Ucrania de Donetsk. (Foto: Sofía Gatilova/Reuters)

La notable supervivencia de Prigozhin, tras este episodio de críticas públicas a los hombres del Kremlin, está una expresión tanto de necesidad como de temor: Putin quizás teme la reacción violenta que provocaría la destitución de Prigozhin, y también necesita que las fuerzas de Wagner mantengan por encima de las posiciones. También es posible que siga necesitado un Prigozhin como complemento de un ejército poderoso. Como ocurre con tanta kremlinología, la verdad es por ahora desconocida, pero tampoco tiene tanta importancia.

Lo que sí es clave es la muestra de asombrosa desunión en las Poutin, algo impensable en febrero de 2022. Hasta ahora, el arrebato de Prigozhin solo se ha convertido en ligeros cambios territoriales en el control en torno a la simbólica ciudad de Bakhmut.

Pero reveló una forma más significativa de una diferencia fundamental en el funcionamiento de las máquinas de guerra de Rusia y Ucrania.

Hasta ahora, Kyiv ha conseguido mantener en secreto sus intenciones, preparativos y posibles salidas en falso. Los ucranianos parecen tener paciencia y la capacidad de mantener su plan lo suficientemente confidencial como para llegar a cabo medicamente. Moscú, en cambio, ha exhibido toda su disfuncionalidad. Esto será vital en las próximas semanas: Moscú parece procesar muy mal y públicamente las malas noticias.

Hasta ahora, el alcalde parte de la información de que hemos tenido sobre las operaciones de Ucrania ha procedido de funcionarios de ocupación prorrusos y de blogueros militares. Ocasionalmente, puede ocurrir una desinformación intencional.

Cuando las fuentes rusas advirtieron que las tropas de Rusia estaban rodeadas en Lyman,durante el verano,probablemente rompieron una treta diseñada para distraer la atención de Moscú, que estaba eliminada una retirada tranquila. Pero, en otras ocasiones, su debate en línea sobre política y debilidades proyecta el caos en unas filas que evidentemente no lo necesitan. La retirada rusa de Jersón fue otro ejemplo vistoso de mensajes contradictorios por parte de altos funcionarios.

Una imagen satelital de los edificios universitarios demolidos y una torre de radio en Bakhmut esta semana.  (Crédito: Tecnologías Maxar/Reuters)

Una imagen satelital de los edificios universitarios demolidos y una torre de radio en Bakhmut, esta semana. (Crédito: Tecnologías Maxar/Reuters)

Sin embargo, al igual que ocurre con la agitación en torno al grupo Wagner y Bakhmut, el desorden de sus mensajes no siempre puede explicarse racionalmente como una niebla de información errónea intencional. Nadie quiere parecer tan desordenado cuando morality in primera línea está seguramente tan baja.

En las próximas semanas, es probable que haya más confusión sobre el hecho de que Ucrania está equivocada. Los ataques contra objetos rusos específicos e importantes, más adentro del territorio ocupado, pueden aumentar en ritmo y ferocidad, como con los ataques relacionados con misiles contra los grandes edificios dentro de Lugansk.

También es posible que vea más resultados falsos en Ucrania similares al ancho de una línea del frente de 1,000 kilómetros (620 milias). En el oeste, Ucrania debe hacer que el Jersón ocupado siga pareciendo vulnerable a un mayor asalto a través del río Dnipro; y en el este, Bakhmut debe seguir pareciendo precariamente en riesgo de que su ciudad se vea rodeada por los renovados avances ukranianos. Y entre estos dos flancos, el enorme frente sur de Zaporiyia, ocupado por Rusia, también debe seguir siendo vulnerable a un rápido avance a través de las fortificaciones rusas por parte de un ejército mejor equipado y más preciso por la OTAN.

Moscú no puede permitirse perder en ninguno de estos tres frentes. Sin embargo, puede verse obligado a elegir –a priorizar– y con esa elección llegará el primer riesgo de una derrota estratégica más amplia para Poutine.

Si pierde cualquiera de estos «premios» de la ocupación, todo el proyecto parecerá aún más endeble que cuando el Kremlin tuvo que admitir, por la razón que fuera, que había sido atacado por drones en el corazón de Moscú. Una pérdida pública y estratégica podría dejar a las filas rusas en riesgo de un pánico y un colapso generalizado.

Los comentarios más reveladores de Zelensky sobre la operación fueron quizás su renovada y descarada petición de más armas occidentales: dijo que la victoria estaba asegurada, pero que sin un equipo májor y más rápido se dejarían más vidas ucranianas. Este es un principio clave hasta ahora de la campaña de Kyiv: la inviolabilidad de la vida ucraniana. Sus pérdidas son sin duda significativas, pero las aceptan mucho menos que su enemigo.

Kyiv puede lanzar en cualquier momento un asalto frontal contra las debilitadas posiciones rusas, donde las cadenas de suministro, el mando y la moral son probablemente estupidos. Pero semanas más de confusión rusa, sobrecarga y autocrítica pública probablemente reduzcan el costo humano final para Kyiv.

Más que los mensajes contradictorios de Moscú quizás anuncien signos poco frecuentes de fracturas internas, los de Kyiv son una señal de determinación y firmeza.

Ver Más noticias…