Liberan a un exdiputado preso y otros cuatro opositores en Venezuela tras el acuerdo de Maduro con la oposición

El exdiputado venezolano Juan Requesens y el periodista Roland Carreño, cercano colaborador del dirigente Juan Guaidó, fueron puestos en libertad el miércoles por la noche, junto a otros tres «presos políticos» tras la suscripción de un acuerdo en la mesa de negociación entre el Gobierno y la oposición.

Gerardo Blyde, jefe de la delegación opositora en el diálogo, publicó en Twitter una foto junto a Carreño, detenido en 2020 y acusado de terrorismo: «Roland Carreño en libertad a esta hora 11:50 pm». Después publicó otro mensaje con la lista de los cinco «presos liberados esta noche» entre los que estaba Requesens, condenado por un intento de magnicidio en contra del presidente Nicolás Maduro.

«Estoy un poco aturdido porque después de tres años de tanta espera, de tanta angustia, especialmente que llegue en esta hora la libertad me llena de mucha esperanza de que también llega la libertad de Venezuela», dijo Carreño en sus primeras declaraciones al salir de la cárcel de El Helicoide, sede de los servicios de inteligencia donde estuvo recluido, en Caracas.

Los otros liberados: Marco Garcés Carapaica, estudiante universitario detenido en 2020 por estar en el mismo vehículo de un exmarine estadounidense; Mariana Barreto, presa por protestar en 2019 por irregularidades en el suministro de gasolina en el estado andino de Trujillo (oeste); y Eurinel Rincón, que era secretaria en el ministerio de Defensa y fue imputada por traición a la patria y fuga de información tras aparecer en una foto con un dirigente opositor.

El Gobierno y la oposición suscribieron el martes en Barbados acuerdos políticos como parte de la mesa de negociación que comenzó en agosto de 2021 y que se reactivó después de estar un año casi parada. Entre las decisiones destacan que las presidenciales del 2024 se realicen en el segundo semestre del año y con observación internacional.

Estados Unidos, en respuesta, levantó temporalmente las sanciones al petróleo, gas y oro del país, aunque insiste en eliminar las inhabilitaciones políticas, un punto pendiente en la mesa. Hasta el 10 de octubre había 273 presos políticos, según la ONG Foro Penal.

Requesens, que integró el anterior Parlamento, elegido en 2015 y controlado por la oposición, cumplía en arresto domiciliario una pena de ocho años de cárcel por «conspiración» después de la explosión de dos drones en las proximidades de una tarima donde Maduro presidía un acto con militares, el 4 de agosto de 2018, en Caracas. Las autoridades acusaron en su momento al entonces presidente colombiano, Juan Manuel Santos, de planificar el ataque en colaboración con Estados Unidos y Perú.

Requesens fue detenido tres días después junto a una treintena de personas, entre ellas un concejal que murió en custodia del servicio de inteligencia (Sebin), al caer desde el décimo piso de una de las sedes de ese cuerpo. Dos agentes fueron condenados por ello. «Por fin libertad plena para mi amigo y compañero», celebró el dirigente Henrique Capriles. «Por fin se hizo justicia».

Carreño, por su parte, era coordinador operativo del partido Voluntad Popular –en el que militaba Guaidó, hoy exiliado en Estados Unidos–, y fue arrestado a mediados de octubre de 2020, cuando fue acusado de haber actuado como «operador financiero» de «planes conspirativos y terroristas» contra el gobierno de Maduro.

Para este jueves estaba pautada la continuación del juicio, que había sido interrumpido por falta de traslado a tribunales y por reposo médico del juez que llevaba el caso.

Ver Más noticias…